EL PERITO TASADOR INMOBILIARIO

¿Qué es un perito tasador inmobiliario?

Es el profesional cualificado en cuestiones relacionadas con los inmuebles. Estos asuntos pueden comprender desde valoraciones sobre precios de mercado hasta peritaciones en siniestros relacionados con edificios, o también litigios relacionados con la compraventa o herencias de inmuebles urbanos entre otros temas.

El tasador puede intervenir como perito en aquellos procesos judiciales en los que sea de importancia para su resolución el conocimiento exacto del valor de mercado de un bien inmueble. Como ocurre con el resto de peritos, podrá tratarse de un tasador designado por alguna de las partes o bien será el juez el que nombre a un perito forense u oficial que se encargue de hacer la valoración del bien.

¿Cuál es el proceso de tasación inmobiliaria?

Describir el proceso de valorización de un inmueble requiere una guía completa. Sin embargo, es posible detallar punto por punto los criterios fundamentales a la hora de ejecutar este proceso:

  • Identificar el uso y destino del inmueble.
  • Determinar la oferta y precio de propiedades similares en el sector.
  • Definir la demanda por ese sector. Para ello se pueden consultar estudios afines y conversar con los vecinos de la zona y otros corredores inmobiliarios.
  • Valorar la superficie del terreno y la construida.
  • Definir la existencia de la oferta y visitar los inmuebles en venta de los alrededores.
  • Hacer un estudio de mercado para determinar el promedio de la oferta.

Tasar una propiedad es determinar su precio, con distintos objetivos. Por ello, el tasador, además de hacer la inspección física del inmueble y el sector en que se encuentra, también tiene que revisar el Plan Regulador que reglamenta el uso de suelo y/o la constructibilidad de bien, asignándole mayor o menor valor según corresponda.

También es importante que haga un análisis de la documentación legal y técnica del inmueble: copia de inscripción de dominio, certificado de Avalúo Fiscal, permiso de edificación, etc. Si encuentra anomalías al respecto, como superficies construidas sin autorización y regularización de la Dirección de Obras Municipales (DOM), el precio del inmueble puede bajar drásticamente.

Las empresas tasadoras tienen la obligación moral de realizar su trabajo de la manera más ética posible y de aislar lo que es el valor real de un inmueble de los factores especulativos del mercado, para evitar problemas financieros de orden global asociados a la sobrevaloración de inmuebles al momento de constituir hipotecas sobre ellos.